Eu Es

En fin... ba bai!

Blog
Villabona

Convenio laboral en La Salvadora

2013-02-15
Categorías: Archivos, Villabona, | 0 Comentarios

Hace 100 años se firmó este convenio laboral en la fábrica de papel La Salvadora. Tan simple como curioso.  El trabajador trabajará los domingos que le correspondan y el patrón les dará un día entero de fiesta (de 24 horas) cualquier otro día de la semana. Parece lógico. ¿Hacía falta un pacto para esto? ¿Hacía falta firmar este convenio mediante acta frente al alcalde?

Pues si, en aquella época estaban muy presentes y activos los movimientos y grupos que defendían los derechos de los trabajadores. Estos a diario luchaban por mejorar las duras condiciones laborales y por garantizar la seguridad. Estos mismos consiguieron, en 1903 que el Congreso Español de los Diputados aprobara la llamada Ley del Descanso Dominical, gracias a la cual todos los trabajadores tenían derecho a no trabajar el domingo (bares, comercio, minería, máquinas movidas mediante vapor,…). Pero, también se aceptaban excepciones, como tiendas, periódicos, barberos, máquinas movidas mediante la fuerza hidráulica…

He aquí el problema de nuestra fábrica de papel: para que su maquinaria funcionara necesitaba tanto del vapor como de la fuerza hidráulica y esto creaba polémica.  En 1913, para tratar de poner fin a esta polémica fueros los propios patronos los que presentaron un escrito pidiendo que se firmara un convenio con los empleados en presencia del Ayuntamiento. ¿Miedo a la sanción por no cumplir la ley? ¿Miedo a los movimientos de trabajadores? ¿Ambas? Por todos conocidas son las historias que nuestros mayores nos cuentan en referencia a las grandes discusiones y peleas para mejorar las condiciones laborales de las fábricas.

Los gerentes Gregorio Urdapilleta y F.N. Lasarte por un lado y Ezequiel Ezquioga como representante reconocido de los trabajadores de máquinas y calderas por otro, con el alcalde Pedro Mutio presente (y siempre previa convocatoria oficial), se reunieron y firmaron un convenio: se trabajará en las máquinas de vapor también los domingo, a cambio de tener derecho a lo largo de la semana a un día entero de 24 horas de fiesta.

Este acuerdo se recogía, como hemos dicho, en un acta que después el alcalde debía aceptar mediante la firma de una providencia indicando que este pacto se había firmado voluntariamente por ambas partes y respetando todas las normas y leyes que pudieran verse “afectadas”.  El expediente completo se remitía al Gobierno Provincial para su definitiva aprobación.

Amagoia Piá

Envía un comentario kaptxa